Sábado, 09 Abril 2016 15:36

Necesidades de Almacenamiento en Radiología Digital

Escrito por

La cantidad y tamaño de las imágenes médicas digitales está aumentando continuamente requiriendo una continua expansión de las capacidades de almacenamiento de los centros médicos. Es absolutamente necesario que los departamentos de radiología especifiquen las características de los recursos computacionales y las aplicaciones clínicas que requieren. Estos puntos incluyen capacidad de almacenamiento disponible, disponibilidad del sistema y tiempo de respuesta del departamento de tecnologías de información para la solución de problemas.

Desde el punto de vista del almacenamiento de información es importante tomar en cuenta que hay dos tipos de información principales: la información que puede ser editada después de almacenada (VFC, siglas en inglés de "variable content file") y la que bajo ningún motivo puede ser cambiada después de almacenada (FCF, siglas en inglés de "fixed content file"). Los archivos de contenido variable representan únicamente un 5% de los datos almacenados en medicina. Los archivos de contenido fijo representan las gran mayoría de las necesidades de almacenamiento e incluyen todos los archivos DICOM, reportes y por supuesto, las imágenes. En estos se va a concentrar el resto del artículo. 

Compresión de estudios clínicos

Los estudios clínicos pueden ser comprimidos de dos formas: con pérdidas y sin pérdidas. Al utilizar la compresión sin pérdidas, la imagen original adquirida puede ser reconstruida a partir de la imagen comprimida sin ninguna pérdida de la información original. Los radios de compresión suelen estar entre 1.8:1 y 2.8:1. Esto significa que si una imagen cruda tiene un tamaño de 10 megabytes, al ser comprmida puede llegar a pesar entre 5,5 megabytes y 3,6 megabytes. Es importante que la empresa proveedora utilice algoritmos de compresión que cumplan con los estándares DICOM. 

Si se utiliza una compresión con pérdidas no debería haber pérdida de información clínicamente relevante sin embargo la información original no podrá ser recuperada por completo. Actualmente este sistema es utilizado principalmente para la distribución de imágenes por internet para propósitos de revisión y no interpretación. En ambos casos, la compresión lograda depende de la modalidad del estudio y la parte del cuerpo en estudio. En el caso de la radiología digital el radio de compresión más utilizado es de 20:1. Esto quiere decir que si una imagen tiene un tamaño de 10 megabytes en su estado original, al comprimirla este tamaño será de ¡únicamente 500 kilobytes! Existen múltiples estudios que han demostrado que el uso de algoritmos de compresión que cumplen con el estándard DICOM no presentan efectos sobre la precisión de las interpretaciones de médicos. Es importante aclarar que en el caso de la mamografía no se admite compresión de imágenes con pérdidas. 

Capacidad de almacenamiento

En casi todos los países del mundo existen regulaciones específicas para la conservación de respaldos originales de los estudios adquiridos en sistemas digitales de radiología. Por lo general estos periodos son de entre 5 y 7 años en Estados Unidos y Canadá. En el caso de Costa Rica es de 10 años. Los requerimientos para almacenamiento suelen crecer conforme aumentan las capacidades de las distintas modalidades de adquisición de imágenes médicas. Como se ha explicado en artículos anteriores cada imagen está compuesta por una serie de pixeles y cada pixel contiene un valor que le da su color o su rango en la escala de grises. En la siguiente tabla se muestra los tamaños más comunes de las imágenes producidas en las distintas modalidades con y sin compresión en sus resoluciones espaciales más comunes. 

Fuente: Storage Management: What Radiologists Need to Know, Edward M. Smith.

A partir de la información anterior es posible determinar que para un servicio de radiologìa que produce anualmente 50 000 radiografías (utilizando tecnologia digital directa) serían necesarios por lo menos 6 terabytes de hardware de almacenamiento para los primeros dos años utilizando algoritmos sin pérdidas y aproximadamente la mitad de esa capacidad si utiliza algoritmos con pérdidas. Si un centro médico que cuenta con diferentes modalidades produce aproximadamente 100 mil estudios al año (3% de angiografìas, 64% de radiografías, 20% de tomografías computarizadas, 5% de resonancias magnéticas, 3% de estudios de medicina nuclear y 5% de ultrasonidos) requeriría al menos 4.1 terabytes de almacenamieto por año. 

Finalmente, es muy importante que los departamentos de almacenamiento de un centro médico se encuentren unificados y no como elementos aislados independientes. Es recomendable optar por soliciones integradas para evitar un desorden a la hora de definir los requerimientos y facilitar las labores de mantenimiento. 

Fuente

Storage Management: What Radiologists Need to Know de Edward M. Smith. 

Emanuel Rodríguez

Imagenólogo de profesión y bloguero aficionado. Fundador y editor de contenidos.